domingo, 4 de septiembre de 2011

¿Cómo elaborar un retrato en 800 gramos de palabras?

El poeta tabasqueño Dionicio Morales vino a Tamaulipas a darnos un breve recorrido poético. Su estancia en Ciudad Victoria, promovida por el ITCA, incluyó un taller  literario y la presentación del más reciente sus libros: Retrato a lápiz, obra escogida, presentado este miércoles 31 de agosto por el escritor René Avilés Fábila en el atrio del Centro Cultural.
Tener de frente a un privilegiado que ha poseído la poesía, se vuelve un privilegio por añadidura. Los asistentes fuimos pocos, es bien sabido que la parroquia de los versos suele ser escasa. Aún así creo que un compromiso de promoción, una tarea más efectiva que la de boletines y cintillos de prensa, puede dar un mejor rendimiento a la inversión que representa traer una figura así a nuestra casa.
800 gramos de palabras aparentan ser pocos. Se publican toneladas de ellas, y al final del día pareciera que no hemos llegado a parte alguna. Pero también con menos de un kilo de esas criaturas en tinta podemos construir nuestra imagen propia. Dionicio pronunció: ¨escribo lo que no vivo para completar mi autobiografía¨. No recuerdo si la frase era suya o una cita, pero lo mismo encaja con lo que estoy por comentar.
¿Cómo elaborar un retrato a lápiz en 800 gramos de palabras? El poeta lo resolvió reuniendo en seis estancias 45 años de escritura. Su prolífica obra que parte siempre de la poesía hacia el ensayo, la crítica de arte y el periodismo cultural, fue viviseccionada por los ojos verdemaduros del autor para ofrecernos un ensamble que traza el perfil de sus letras.
La pulpa que configura al artista queda expuesta: Carlos Pellicer, Alí Chumacero, Dolores Castro, Salvador Elizondo, Rubén Bonifaz Nuño, Carlos Montemayor… esa manera de llegar al autorretrato a través de las voces de los demás: ¨sonoro evocador memorioso¨.
Ahí en el grafito que lo define está su natal Cunduacán, Tabasco; el Distrito Federal y otras geografías exploradas. También la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, los diarios y revistas que lo encarnaron: El Financiero, El Heraldo, El Nacional, Excélsior, Nexos, Novedades, Ovaciones, Siempre, Tierra Adentro, Uno más Uno… sus poemas que van desde la transparencia de El alba anticipada hasta Herido de muerte natural. Ahí sus premios, sus recorridos, sus ecos todos.
Versos diurnos, reflexiones aferradas a la luz, los/las de Dionisio Morales quien durante los últimos días de agosto en Tamaulipas, desempañó las dudas de los aprendices con un solo testimonio: La poesía preside mi vida.
Columna publicada en el periódico Expreso de Cd. Victoria y La Razón de Tampico. Portales electrónicos: Gaceta.mx y La Región Tamaulipas.