domingo, 30 de agosto de 2009

El síndrome de los años

Mis hijas ven un certamen de belleza por televisión. Las señoritas participantes hacen pasarela en traje de baño: Me pondría uno de esos, si tuviera esa figura, les digo. La mayor me responde sin dejar de mirar el monitor: Mamá eso es fácil. Ponte a dieta, haz ejercicio y opérate las bubis. Esa afirmación pronunciada con tal convencimiento por una niña que aún no cumple los diez, me dejó aturdida.
Hace treinta años cuando mi madre veía esos concursos, decía que era completamente inapropiado que se coronara a una reina de belleza que usara maquillaje: Deberían recogerles el pelo por completo y lucir el rostro sin ninguna ayuda cosmética. Así ganaría la que verdaderamente tenga el don de la hermosura.
Años al paso, se ha desarrollado toda una industria de reconstrucción estética que apoya la fabrica de misses. La banda se impone al mejor relleno de pómulos, la nariz retocada que luzca más natural o las siliconas mejor acomodadas. Juliana Dornelles Borges, Miss Brasil 2001, declaró haberse sometido a 19 cirugías para dar con el bonito que prefirieran los jurados.
Aún sin llegar a la exageración, cada mujer tiene sus propios jueces. Los que le aplauden o abuchean frente al espejo. Quienes le permiten pronunciar el escote o ponerse postizos en las uñas. Los que aprueban el alto de su tacón o las tentaciones de sus labios. Mi madre hasta hoy, anda por el mundo con la cara lavada y apenas hace unos años aceptó, la tintura artificial en su cabello. Demasiadas canas en poco tiempo.
Mis hijas no consideraron la edad como un factor que me impidiera usar un provocativo traje de baño: Menos kilos de ahí; más volumen allá y firmeza en las carnes, bastan a su ver.
Que Michael Jackson a los cincuenta, murió joven, lo declaró la prensa de espectáculos. Pero en 1955, James Dean también murió joven y apenas había cumplido los veinticuatro. ¿Acaso veintitantos años de diferencia son nada o la edad también es sólo un criterio social cuyos límites se expanden con el paso del tiempo?
Releyendo un cuento de Chéjov, podemos constatar lo dúctil de las percepciones culturales con respecto a la edad: “...del mismo modo como antaño había pasado su juventud, así ahora, junto con este niño, desaparecía para siempre su derecho a tener hijos. El doctor tenía cuarenta y cuatro años, estaba canoso y parecía un viejo; su enferma y demacrada mujer tenía treinta y cinco años.” A fines del siglo XIX, apenas hace ciento y pocos años, la juventud pasaba entrando a la tercer década de vida. ¿Qué mujer de treinta y tantos, hoy día, le da permiso a su reloj biológico que suene el timbre de salida? ¿Cuántos hombres de cuarenta y pico, entrados en canas, no provocan una mirada de soslayo?
En otro tiempo, sería una más quemada en la hoguera, recluida en un manicomio o muerta de parto. No se siquiera cuántos dientes sostuvieran la sonrisa, cuánto escampado alumbraría mi cabello. Por eso creo somos afortunados, quienes compartimos esta época. Uno se mantiene ahora; gracias a los antibióticos, analgésicos, anestésicos, antidepresivos, ansiolíticos, anticonceptivos, antihelmínticos, antimicóticos y a los adelantos preventivos, de diagnóstico en salud y
procedimientos cosméticos. Más que belleza y juventud, cuestión de estética y actitud.

Eva sin paraíso: columna en el Expresso publicado el 24 de agosto 2009
Imagen tomada de 2.bp.blogspot.com

domingo, 23 de agosto de 2009

Bienvenido XLI

Ayer/ a las 6:00 horas reincidió en existir/ confortada con todos los auxilios espirituales/ Celeste Alba Iris/ La acompañan con profunda alegría/ Su esposo e hijas, las mascotas de casa. Su padre, madre, hermano, sobrinos y demás familiares. También los amigos./ Felicitaciones y regalos se reciben durante este verano en la casa del 15 y en el buzón de alterego./ Asistiremos a una misa de cuerpo presente en la Iglesia del Sagrado Corazón en Ciudad Victoria./



Año Cuadragésimo Primo
Regalos Puntuales:





- Mi madre: Chance de Chanel



-Alejandro Rosales: Su más reciente edición



- Una noche, un día y otro paseo por su corazón: Hugo

- Los Aristi Olivares: Una sesión fotográfica con
Ariana Urbina


- Mi amiga Betty: preparó una tarta de fresas para la ocasión y me dió la noche libre (organizó una pijamada con su hija y mis hijas)




- Una fotografía enmarcada, un separador de lectura y un abanico manual: Gracia


- Alegría: Un abrazo fresco y otro enmarcado con estambre



Fotografía: Victor Hugo Olivares, Celeste Alba Iris y ciertos autores anónimos.

viernes, 21 de agosto de 2009

Romero Britto: arte sin dolor

Más acá del océano está Lincon Road, un espacio para disfrutar los bronceados voluptuosos que traza el sol de Miami, un concurrido centro comercial abierto a la brisa cálida y al ecléctico estilo de sus visitantes. Por esas calles que otrora fueron terrenos de una plantación de cocos, hoy se ostenta belleza, placer, dinero y los cócteles que sus combinaciones producen.
En el 818 de este corazón de South Beach; entre las tiendas, los restaurantes, los sitios de entretenimiento y otras galerías, está Britto Central. El estudio con amplias áreas de exposición del renombrado artista plástico del pop art contemporáneo Romero Britto.

Britto, originario de Recife; Brasil, ha convertido sus policromáticas y energizantes obras en un icono del arte de Miami. Abanderado del sueño americano, quien en sus inicios pintara en las calles, expone ahora; lo mismo en las principales galerías y eventos de la unión americana que a nivel internacional. Su propuesta hipermoderna nos ofrece un psicotrópico vitral de la alegría, un iluminado viaje al aquí y ahora del placer.
Ningún lugar mejor que Miami Beach para anidar esta tendencia que festeja baile, pasión, amistad, travesura, juego. Ningún otro mejor que Romero para ser nombrado Embajador Estatal de las Artes en Florida.

Al igual que los retratos de Warhol, muchas celebridades de fin de siglo y principios de este milenio han sido representadas por el talento gráfico del artista: Madona, Mickey Mouse, Shakira o Michael Jackson son ahora piezas de la colección de imágenes en ese mundo Britto, ausente de oscuridad y miedo donde: “habría menos hambre, más amor, más verdad, más paz.” Este verano luctuoso para la música pop, Britto Central lo celebra con una obra que enmarca al rey en tonos puros y brillantes. Una reproducción del reconocimiento diseñado por el artista para el cantante y entregado el 2003 en las Vegas durante los Video Music Awards. Michael sonriente; trazado vibrante de colores por Romero detiene, desde el aparador a los transeúntes de la peatonal. La música de fondo para esa escena del verano en la Lincon: What more can I give...

Sin embargo, la producción artística de Romero Britto tiene también sus detractores: Acusada de frívola, producto de merchandising y de poco sustento conceptual. Dolores que afligen a los puristas del arte tradicional pero no a la audiencia exacerbada de modernidad que vive a Romero Britto, lo mismo en los comerciales de Absolut Vodka, Audi, Disney, Envian, Swatch e IBM que en los objetos de uso cotidiano y para consumo, transformados por su creatividad, como jarras, tazas, platos, llaveros, camisetas, autos, relojes, perfumes…
Su estilo tiene la reminiscencia clásica del arte vitral. Sus obras son ventanas para la luz, formadas con trozos contrastantes de colores unidos por gruesas líneas negras que dan unidad visual a sus sencillas figuras bidimensionales, animadas geométricamente y con la firma del autor plasmada reiterativa y exhuberante.
Romero Britto, una experiencia caleidoscópica, una sobredosis de expresión.
Eva sin paraíso: columna en el Expresso, publicado el lunes 17 de agosto 2009
Fotografías de Clarissa Alegría

miércoles, 19 de agosto de 2009

Vacaciones a volar

A mitad del verano las vacaciones comienzan a diluirse. Poco a poco la vida se acomoda a la rutina: el trabajo, la escuela y los pendientes cotidianos nos devuelven el rostro de los días en el espejo para recordarnos que sólo era cuestión de unos puntos suspensivos antes de retomar el párrafo vital que veníamos escribiendo.
Los principales destinos turísticos en México siguen cotizándose en dólares, no obstante los más -y aún pocos de acuerdo a las expectativas- visitantes nacionales que buscan la manera de ahorrase unos pesos. Los extranjeros siguen brillando por su sentida ausencia. Vacacionar en nuestro país es sanitariamente seguro, declaró desde el pasado mes de mayo, el secretario de Salud, José ángeles Córdova Villalobos, al parecer sus palabras tuv
ieron poco eco. ¿Cómo es posible que los virus distingan pasaporte y zonas hoteleras? se preguntará la gran mayoría de güeros que abarrotaban las playas de Vallarta, Los Cabos, Acapulco o Cancún.
Las líneas aéreas no acaban por despegar y ofrecen promociones al por mayor. En este momento podemos pagar nuestros viajes todo incluido, hasta en 18 meses sin intereses. También de edición 2009, lo pocas veces visto, un vuelo al interior de los Estados Unidos desde las vecinas ciudades fronterizas, puede tener el mismo costo o más alto que hacerlo desde nuestro país.
Y la ironía vigente: Es más barato viajar en aerolíneas mexicanas desde el Distrito Federal a Miami, que volar desde cualquier municipio de nuestro estado a la capital de la república. Poco tienen que ver la geografía y la distancia, las leyes del mercado son así. Para llegar a la Florida sin escalas hay muy pocas opciones, los vuelos se han fracturado vía Cancún, dando oportunidad de esta manera de hacerlos rentables, al permitir mediante la escala llevar viajeros del centro del país al caribe mexicano y después partir haciendo conexión o canje de pasajeros. De esta manera hay menos vuelos mexicanos con destinos internacionales de veinticinco personas abordo, es decir al diez por ciento de su capacidad.
Quienes parecen no entender su severa realidad son los trabajadores de las aerolíneas. Si llama uno al número gratuito para larga distancia, pueden pasar tres días antes que contesten, y durante las setenta y dos horas que dura el numerito, escuchará absurdos mayúsculos tales como una grabación que ofrece una disculpa por esa tortura que pone a prueba nuestra paciencia: estamos mejorando nuestro sistema de atención, justo ahora en temporada alta, aguante con estoicismo que en algún momento le atenderemos. Aún así, es menos frustrante adquirir un boleto por Internet o vía telefónica que vérselas con empleadas de mostrador: mal entrenadas, mal encaradas y con escasa disposición. La mejor sugerencia que la mayoría de estas muchachas dan es el ochocientos o la dirección electrónica de la empresa para la cual trabajan. Es de suponer, no reciben ninguna comisión y un cliente satisfecho no lo traducen como la razón de ser de su trabajo.
Si de sobrecargos se trata, igual estarán mal humorados en espera de que el avión aterrice. Darán entre ellos información contradictoria, y si pregunta por que le ha quedado duda, le dirán que ese es el problema de no permanecer atento cuando ellos están dando las instrucciones. Gracias por su información.
video
POSDATA GARANTIZADA: Los afortunados que deshacen sus maletas tras sus paseos veraniegos, habrán de requerir un reacomodo de chacras de no tomar en serio la siguiente sugerencia. Vacaciones de primera etapa, tendrán lugar después de reservar sus fechas, pues esta sola fase es una ardua jornada. Luego, vacaciones post destino turístico, permitirán ese ansiado periodo de descanso para recuperarse del recreo autoinfringido y creánlo, nos harán sublimar las actividades habituales.
Eva sin paraíso: columna en el Expresso, publicada lunes 10 de agosto 2009.
Fotografía de Clarissa Alegría
Video MAGOR

martes, 18 de agosto de 2009

Reminiscencia de Poeta

Mimí escribe. La conozco desde fines de los ochenta, cuando había iniciado ya su recorrido poético desde su propia Estación de Poesía. Asistimos al curso para formación de escritores que la Sociedad General de Escritores de México, SOGEM, ofrecía en Tamaulipas.
La recuerdo reacia a la opinión desproporcionada y cruel de Emmanuel Carballo, abandonando el recinto poemas en mano sin mirar atrás, para volver de nuevo; fortalecida al auditorio.
La recuerdo valiente; ignorante quizá hasta hoy del comentario del crítico literario, luego de su regreso: Creí que no volvería –nos dijo- pero aquí ha estado. Ese tesón por la palabra llegará a vestirla de Poeta. Llegará.
Nohemí Sosa, nació en el poblado de Santa Engracia, municipio de Hidalgo, en Tamaulipas, y estudió como carrera profesional Ciencias de la Educación. Ha probado desempeñar distintas tareas para asegurarse un ingreso: ha sido editora de la revista Reflejos, periodista, profesora, investigadora, promotora cultural y hasta de bienes raíces... pero su corazón desde siempre ha estado en la poesía.
Ella camina las calles bajo el sol, bajo las estrellas en búsqueda de nuevos versos: Cadencia de vida, Sala de Luz, Poemas de la Región Desconocida, Balcón de nubes y ritual de muñecas son sólo algunos de los títulos que van conformando su obra, pues además está incluida en diversas antologías nacionales e internacionales.
Mimí también navega; navega. Navega la cibernética red de los poemas. Los suyos han sido incluidos, en muchas publicaciones virtuales como la antología anual Poemas entre nosotros de la revista electrónica La tertulia de Mizar, en Barcelona, España, en la antología Círculo de Poesía de aBrace movimiento cultural internacional con sedes en Brasil y Uruguay, y en la antología Poesía Hispanoamericana Contemporánea editada en Montevideo, Uruguay. Ha sido publicada en distintas muestras del Centro de Estudios Poéticos de Madrid, España, e incluida en la edición de poemas antimperialistas “Poemas para un prisionero” en Ottawa, Canadá y seleccionada por Asociación Prometeo de Madrid para su muestra poética en la red.
Ella se aferra a Dios y a las letras. Es otra Eva sin paraíso, habitante de un río caudaloso que no alcanza la ribera. Pero nos dice:“... quiero que veas tu rostro en el espejo de agua formado por el cuenco de mis manos...”
Reminiscencia de la mujer de Lot, es ese espejo de agua acunado en sus palmas, es el título que da nombre a su poemario perteneciente a la Colección Nuevo Siglo del ITCA. Los 47 poemas que lo integran son una señal de esa tarea asumida y constante, ese ejercicio de soledad, de confrontación y encuentro, de nombrar, retener y compartir nuevos territorios y momentos únicos. La estructura circular de la obra, inicia en el horizonte escarlata que despierta y termina recordándonos a todos la tragedia de ser estatua de sal.
Este libro nos habla de las mujeres, de su rebeldía, castigo y soledades. Por esta razón, vale la pena atrevernos a reflejarnos en él. Mimí lo ha escrito reuniendo piedra, arena, fuego, cera y sal. La esposa, Iztaccíhuatl, las estatuas de la isla de Pascua, de la libertad o de un boulevard cualquiera, las amazonas y la mujer de Lot se hermanan, protagonizando estos versos, que nos hacen volver la vista atrás, y nos salvan de quedarnos contemplando eternamente.


Posdata de la salada distribución editorial y el petrificado fomento a la lectura: El libro es bueno. Cierto. Lo editó el ITCA atinadamente hace algunos años. Cierto. ¿Y dónde podrá el lector conseguirlo ahora? Incierto. ¿El compromiso termina cuando el creador pone el punto final? ¿Cuando la imprenta tira los ejemplares? ¿Cuando las autoridades culturales se levantan el cuello y aplauden la presentación de los volúmenes que integran sus colecciones? La literatura así es flor de un día, los escritores entonces se convierten en carne de cañón oficial. No creo en eso. Es tiempo de revisar criterios para reediciones institucionales. ¿Será necesario que nuestros buenos artistas mueran para ser reconsiderados? Falso. Tenemos como un ejemplo la extraordinaria poética de Juan José Amador que no ha recibido la atención y el fomento que merece. Si la obra es buena hay un deber por mantenerla vigente, que viva está a través de la palabra.

Eva sin paraíso: columna en el Expresso, publicada el lunes 3 de agosto 2009.

lunes, 17 de agosto de 2009

GRACIAS


Desde Miércoles 16 de Julio 2008


Collage de Celeste Alba Iris